6 señales de advertencia que te deben hacer cambiar de hotel

¿Alguna vez has llegado a un hotel esperando que sea el Ritz, cuando en realidad, se parece más a un motel de carretera? Desde sábanas manchadas hasta chinches y recepcionistas maleducados, realmente lo hemos visto todo.

Por eso estamos aquí para compartir las peores señales de advertencia que deberías tener en cuenta la próxima vez que te registres en un hotel. Luego puedes agradecernos.

6 señales de advertencia que te deben hacer cambiar de hotel

Hay manchas negras en las cortinas

Es la peor pesadilla de un viajero: despertar por la mañana con mordeduras rojas por todo el cuerpo. Sí, estamos hablando de chinches. Aunque siempre debes quitar el edredón y revisar las sábanas y las esquinas del colchón primero, te sorprendería dónde más se pueden esconder.

Por ejemplo, si ves manchas negras en las cortinas de las ventanas, es un signo seguro de infestación. ¿Otro lugar para buscar? El armario. Las chinches prosperan tanto en superficies de madera como de tela, así que es mejor colocar tu maleta en el baño, para evitar que entren.

Las sábanas son coloreadas o estampadas

Nadie quiere pensar en cuántas personas han pasado por esa cama de hotel. Pero la verdad es que son muchas, así que no es sorprendente que puedan quedar algunas manchas.

¿Una forma en que los hoteles pueden tratar de cubrirlo? Usando sábanas de color o ropa de cama que no sea blanca. También puedes traer una luz negra para hacer más trabajo de detective. Sólo prepárese para lo que pueda desenterrar.

Hay plantas muertas

La buena hospitalidad está en la atención a los detalles. Por ejemplo, si hay plantas en los espacios del hotel que parecen marchitas o necesitan desesperadamente algo de cariño, se puede decir que a la dirección no le importa mucho.

¿Peor aún? Si usan plantas falsas. La próxima vez que te registres, busca flores fragantes o vegetación vibrante, y sabrás que has hecho una buena elección.

Las bisagras de la puerta suenan

La seguridad y la protección son de suma importancia cuando estás de viaje. No querrás que alguien se cuele en tu habitación y robe tus cosas. Así que si el cerrojo, las bisagras o la cadena de tu puerta está dañada u oxidada, tienes que ir en línea recta a la señal de salida.

Si el hotel no puede pagar un cerrajero de 24 horas para que resuelva los problemas de seguridad, dudamos mucho que se hagan responsable si se extravía algo de tu habitación.

La ubicación del hotel no es exacta

Algunos hoteles en lugares turísticos colocarán en su dirección los barrios adyacentes que son más populares entre los viajeros. O directamente la distancia o el tiempo que toma llegar a un punto muy conocido.

Sin embargo, cuando apareces, te das cuenta de que no te estás quedando donde pensabas. Ten cuidado con las palabras “zona en expansión”, “zona prometedora” o “muy cerca de”. Nunca está demás verificar la dirección en Google Maps antes de reservar.

El estacionamiento está mal iluminado.

Esto es por si vas en coche. Cuando reservas una habitación de hotel, normalmente se omiten las fotos del aparcamiento. Pero si al llegar ves que no está bien iluminado o no te sientes cómodo dejando tu coche allí durante la noche, es mejor que sigas a otro lugar.

También debes asegurarte de que el garaje o el área de estacionamiento no esté muy lejos del hotel, para que no te sientas incómodo al salir del vehículo y dejar las maletas muy lejos.